Mujeres en Marruecos. Llevar alianza.


Un anillo es un aro, normalmente metálico (cualquier metal), de cierto grosor que se estila lucir en los deditos de las manos.

Hace algunos años ya, mientras unos amigos se preparaban para viajar a Marruecos, tuve la oportunidad de leer los consejos de su guía de viajes. ¡¡Horror!! recomendaba a las mujeres llevar una alianza para evitar ser importunadas por hombres. Así de simple… sin más explicaciones. Como si el oficio de los hombres fuera importunar a la mujer soltera. ¿A qué se referían con importunar? ¿Y cómo te protege un anillo? ¿Es que las cosas malas sólo le pasan a las que están solteras? ¿Es que un criminal va a preguntarte si estás casada antes de perpetrar el crimen? ¿Acaso le importa?

Un anillo no es un talismán, no es tu guardaespaldas y a no ser que tenga un estilillo heavy con algún pincho con el que puedas dejar K.O. a alguien con un derechazo… no tiene mayor utilidad para evitar ser importunadas por otro ser humano. (A parte, mi recomendación es no llevar nunca joyas de valor, pues te pondrás tú misma en el blanco de los posibles ladrones. Y un anillo de compromiso o de boda creíble tiene que tener cierto empaque ¿no?). La situación más común en la que podemos usar un anillo como excusa en occidente sería al enfrentarnos a un pretendiente espontáneo en un bar de copas, pero en Marruecos nada es como nosotros esperamos.

Situación X: quitarte de encima al hombre que viene a ligar contigo con nocturnidad y alevosía enseñándole un anillo. Sí, en España a veces funciona en un bar cualquiera (lo que no entiendo es por qué decimos que tenemos novio/marido en vez de decir -no me interesas- que es la realidad…), pero también funcionaría insultarle y escupirle a la cara o actuar como una esquizofrénica.

  1. Si te mueves en el ambiente turístico de la jet-set, tendrás las mismas complicaciones que en Europa. La mayoría de las discotecas de moda están dentro de los hoteles de lujo, así que lo más seguro es que te cruces con europeos y/o árabes que conocen muy bien la cultura europea, estás jugando en casa.
  2. Si estás en una cafetería/ shisha/ terraza frecuentada por locales, lo más seguro es que no se acerque ningún hombre a ligar contigo, aunque te miren de reojo (y de frente). Si se te acerca alguno no pasa nada por darle una conversación educada (si te apetece) y si fuera necesario darle a entender que no estás buscando ningún tipo de relación. También puedes decir que lo sientes pero estás esperando a alguien y quitártelo de encima rápidamente. Seguro que te sorprenderá la educación con la que se dirigen a ti.

Si en las situaciones anteriores sacas tu anillo a la defensiva y dices que estás casada, no te va a creer ni el Tato y vas a quedar de pena, seguramente se echarán unas risas a tu costa. Puede que de verdad lo estés, pero para un marroquí ver a una mujer casada, viajando sin su marido, en una discoteca, bebiendo cubatas… pues ya te imaginas tú misma qué clase de mujer casada se están pensando que eres. Lo que demuestra es que estás muerta de miedo, desvelando tú misma que eres una presa fácil a un posible depredador. Si quieres llevar un anillo y decirle a todo el mundo que estás casada… sé discreta y mantén la calma, déjalo entrever en la conversación. El mensaje subliminal de estar casada parece ser; hay alguien que vela o se preocupa por mí, ándate con cuidado conmigo. Si eso fuera cierto, tú tendrías que estar bien relajada.

Por otro lado existen muchos jóvenes que hablan hasta por los codos, cándidos y simpáticos, puedes pasar un rato muy agradable con ellos. Hay mucha buena gente y es una alegría coincidir con alguna en un bus de 5h atravesando el país. Sería una pena que te negaras la oportunidad de no aburrirte enseñándole un anillo de compromiso como una tonta, porque como todo el mundo sabe, las mujeres casadas no hablan…

Es difícil adivinar las intenciones de los hombres en una cultura diferente a la nuestra. La mayoría se contentará con charlar con una extranjera, otros querrán algo más… existen todos los tipos de persona que ya conoces, pero sus costumbres y su lenguaje corporal son diferentes. Aun así, salir airosa de la prueba es muy fácil, no aceptes nada que te sea incómodo o que no te dé buen rollo. Si no te fías, deja entrever a tu interlocutor que alguien sabe dónde estás (tus familiares por ejemplo, no hace falta que sea tu marido ficticio…) y que no estás sola. En cualquier caso si una situación no te gusta aléjate sin prisa, pero sin pausa y si tienes tiempo de hacer amistades, pide que te expliquen la complejidad del ligoteo marroquí.

¿qué piensas del anillo/escudo? ¿lo has usado? ¿crees que sirve en otras culturas?

VIRTUAL INSANITY


Europa se nos ha quedado pequeña. Míralo en el face… o el instagram, que es la actualidad y la Wikipedia ya es pura historia. Cuando el 80% de tus contactos en redes sociales se haya mudado al resto de Europa no habrá vuelta atrás. Tus increíbles capacidades reposteras no tendrán la mínima oportunidad frente a la foto bajo la torre Eiffel, el Big Ben, una playa griega de aguas límpidas o viajando hacia el polo norte a tocar las narices a los renos. (Tradúzcase como países nórdicos). Ya empiezas a temer que la foto de tus cupcakes y tu adorable perrito pasará inadvertida y sólo tu amiga parece advertir tu presencia en el mundo virtual (la que aún vive a 10 min de tu casa y se va a meter unos cuantos entre pecho y espalda). Ufff tanta gente suelta por el mundo, la globalización!! Gritan unos…. Es por culpa de la libre circulación en Europa, dicen otros… esto no hace más que aumentar la competencia. Sientes frustradas tus aspiraciones de convertirte en un fenómeno de masas y sentir la aceptación y valoración de la comunidad virtual en tus perfiles varios.

Está claro que no puedes dejarte caer más bajo, tendrás que pasar a la acción y asimilar algunas verdades: tu perro ha pasado de moda… si al menos te hubieras decidido por un gato, que los gatitos son lo más ahora. Pero tú buscas algo original… nada de ideas de quinta mano, tienes que dar a las masas lo que quieren, algo nuevo, y lo suficientemente inaccesible para generar envidia. Te va a tocar hacer una exhaustiva research, dominar los trending topic y todas las temporadas de Callejeros Viajeros, no queda otra.

Puede que empieces a quedarte sin tiempo de ofrecer más cupcakes a tus amigos pero total te viene genial para la operación trikini y lucir palmito porque ¡tachan! Se te ha ocurrido competir en la liga turista y no con cualquier cosita, no señor ¿ un paseo por el Danubio? Bahhh muy de callejeros viajeros y de hace varias temporadas además. Tú tienes que aparentar darte unas vacaciones por todo lo alto (a bajo coste) en un lugar que apabulle a la competencia, difícil de acceder y por supuesto FOTOGÉNICO.

El objetivo: conseguir mil likes tomándote un cóctel en las aguas (a veces caldosas) de una playa a una distancia mínima de 4000km de España, por lo de la accesibilidad, y que debe ser de arena blanca. Sí, esas playas que nos han vendido como el único e indiscutible paradigma del paraíso terrenal. !!!Y las palmeras!!! Muy importante, vas a tener que posar, y nada mejor que una palmera donde posar tus posaderas redundantemente. Casi que es mejor si captas los encuadres ya, desde el google street view, así vas a tiro hecho.

Así da gusto viajar.


 

Nota aclaratoria: este post es excesivo, irónico y crítico, cualquier parecido con la realidad… háganselo mirar.

Hoy es Lunes y puedes elegir tu propia aventura…


Hoy es Lunes y puedes elegir tu propia aventura… como en aquellos libros amarillos… me encantaban esos libros.

El título alternativo para este post sería “Be Happy and Fuck them All” porque las palabras malsonantes suenan con más clase en inglés y porque aunque una no vea ya la tele más que de refilón, se cansa de sentirse la responsable de la situación laboral actual, por idiota e incompetente.

Sí, hoy es lunes, empieza una gran semana, una semana emocionante, sentimental, terrorífica, amarga y llena de esperanza a la vez, es la semana de las despedidas y bienvenidas. Esta semana pasaré a engrosar las listas del paro nacional, esta semana dejaré atrás toda la vida que conozco, a todas las personas que me han hecho ser como soy, para bien o para mal. Esta semana al fin añadiré un eslabón más de mi historia en mi perfil de Linkedin y en muchísimos otros perfiles on-line que uno mantiene por si acaso cuelan. Actualizar tu CV es un gran paso en la vida, sí señor, además esta semana me he enterado de que tengo un nivel de estudios ISCED ( un nivel x.. no esta mal cuando x+1 es lo máximo que tienen en su escala) pero el mundo de las cualificaciones y calificaciones es feroz… nunca es suficiente, siempre necesitarás más títulos, más certificaciones de tus competencias, más pruebas de idiomas, más idiomas…

Sin haber podido ejercer aún la profesión para la que me preparé, me toca reciclarme… es extremadamente capitalista reciclar algo que ni siquiera se ha usado. Ahora me piden un ejercicio de creatividad emprendedora, martillean en mi mente una nueva ideología; tu trabajo ya no es vocacional, tan sólo un trabajo que te permite sobrevivir y seguir posicionado en la espiral de consumo. Podría trabajar de cualquier cosa, de limpiadora, de cajera, de dependienta en una gran cadena de moda y no se me caerían los anillos, pero señores yo tengo muy clarito lo que quiero hacer… y lo voy a hacer donde sea. Uno no puede luchar contra lo que es, lo que le motiva… es una lucha perdida desde el principio y no está en mi interés convertirme en una infeliz poseedora de cualquier cosa para llenar sus barrigas de cocido madrileño y a saber… una botella de Krug. Porque amasar dinero que te llovió del cielo y no tener la educación suficiente para saber qué hacer con él crea esa suerte de maridajes extraños entre ostentación y tradición patria.

Hoy Lunes yo declaro un unfollow (en inglés, porque nos piden que seamos bilingües) al terrorismo laboral, a esta forma de maltrato psicológico que ejercen empleadores, medios y políticos. A esta presión mediática que nos hace creer que en algún momento lo hicimos todo mal. Los negaré completamente. Esta semana yo declaro que mis opciones son todas y ninguna a la vez, tengo todas las oportunidades del mundo, aunque me sea imposible alcanzarlas sin más.

Lo bueno de esta semana es que abro la veda… a la caza del mejor destino. Un destino donde pueda mantener la ilusión y escapar de esta nada que me rodea. Esta semana decidiré mi siguiente meta, aunque no me atreva a decirlo en voz alta… todo lo que haga a partir de ahora estará al final orientado a conseguirla.

(Otras posibles cualidades deseables de ese destino serían: no menos de 9h de luz solar en invierno y mar… no vamos a ser tan exigentes como para pedir la playa y los 23ºC de media anual…)

Fé de erratas: Puede que este post contenga una pizca de resentimiento injustificable… lo sé, se ha notado en el maridaje… me retracto, la mayoría no sabrá qué hacer con una botella de champagne Krug porque no sale por la tele. ¡Ay! es que es imposible dominar esa pizca…

CALOR/DESIERTO/MARRUECOS/TAROUDANT- Patricia Glez

MARRUECOS: 46ºC


Estos días se habla mucho de las temperaturas máximas a las que está sometida la península ibérica. El telediario dedica unos 10 minutos a comparar los máximos históricos y a regocijarse en haber superado día sí y día también su propio récord, aunque no sean más que unas décimas que ya, qué más da… 40.2 ºC o 40.6 ºC, señores, eso en mi tierra es una CALUFA y te sale del alma en el momento adecuado.

Todos nos imaginamos el infierno que debe ser subsistir a 40ºC, sudando la gota gorda. Ya a partir de 35ºC la cosa se pone pegajosa… da igual que comas hielo, que le des un meneo al aire de la habitación con un ventilador o que saques músculo con el abanico, no funciona.

Pues bien, aquí vengo a romper el mito… 46ºC NO TIENEN PORQUÉ SER MÁS INCÓMODOS QUE 35ºC.
He pasado más calor a 35ºC en una ciudad costera que a 46ºC en medio del desierto marroquí. Estar ahí era como estar dentro de un secador de manos gigante, sentías tu piel cuartearse poco a poco. Sentías que de verdad tu cuerpo era 80% agua y que estaba desapareciendo rápidamente, pero abracadabra; ni una gota de sudor. Por eso era infinitamente más deseable que sufrir 35ºC con un 80% de humedad en el ambiente. Tal era mi asombro que tuve que sacar una foto al termómetro para recordármelo a mí misma.

No voy a explicar aquí las leyes de la termodinámca, (porque ya no las recuerdo, tal vez) pero sí diferenciar que existen las temperaturas, que son magnitudes exactas y por otro lado la percepción que tiene el cuerpo humano de ellas. La percepción en este caso depende en gran medida de la humedad del aire, y de la capacidad de nuestro cuerpo para evaporar el sudor en ese aire. El aire del desierto era tan seco que las minúsculas gotas se evaporaban instantáneamente, no importaba la cantidad de ropa que llevaras. De hecho el reflejo europeo es deshacerse de la ropa en verano, cuando lo que realmente hay que hacer es protegerse del aire caliente. La forma de vestir usual en el desierto favorece que se cree una capa de aire interna alrededor de tu cuerpo, que está más fresca que el aire exterior, como una especie de neopreno para los submarinistas.

Cuando veas un habitante del desierto enrollado en sus tela no vuelvas a pensar… ¡Ay mi madre! las pintas que me lleva, con el calor que hace en esos parajes perdidos… El señor o señora está bien a gusto, infinitamente mejor que caminando en pelota picada por la arena, está protegiendo su 80% de agua, porque el agua ahí es un tesoro.

Canarias costa. Autor-PatriciaGlez

Salir de la isla en bicicleta.


 

Salir de una isla por tu propio pie es difícil cuando ésta radica en medio del Atlántico, salir de una isla por tus propios medios es aún más difícil cuando está instalada en tu mente. La isla tiene sus límites bien definidos, una enorme franja azul que se divisa a lo lejos y se funde con el cielo, tras ella está el resto, están las demás personas, los otros paisajes y un enorme puñado de animales y plantas, de rocas, de formas de romper las olas en la playa… y uno no puede más que soñar con todas las cosas que aún no conoce ni ha visto, ni le han contado. Mucha gente tiene miedo a salir de la isla y sentirse fuera de casa y otras muchas ansían salir de esa casa inamovible, de esas costumbres estáticas, de las noticias cíclicas, del tiempo, de las estaciones que definen tus años, tu vida, tu futuro…

Hoy un buen amigo lo ha dejado todo atrás; el miedo, la incertidumbre y la presión social. Se ha adentrado en la realidad, más allá del mundo que nos cuentan, con su bicicleta y su pequeña mochila. Sin teléfono, sin cámara de fotos, sin conexión con el viejo mundo para poder conectar completamente con el nuevo. Se marcha de la isla, no sólo en sentido literal, se marcha de la isla figurada en que vivimos, de la sociedad que pretenden que integremos al margen de las personas que viven fuera de ella, de los convencionalismos y los límites construidos por el hombre. Ha salido de la isla y no volverá a entrar en ella. Cuando vuelva a verlo nunca más podremos percibir el mundo de la misma manera, nunca más tendremos el mismo punto de vista sobre las cosas, cuando vuelva será más rico y nos hará a los demás menos pobres.

Hace diez años que mi amigo y yo nos vemos muy de vez en cuando para contarnos nuestras aventuras, en la misma isla o en las antípodas del globo terráqueo, hace diez años que nos sorprendemos de nuestras propias andanzas y de lo capaces que somos de superar los límites de nuestra mente. Hoy por fin mi amigo se va sin ningún otro propósito que crecer, hoy se libra de las ataduras laborales y educativas, de dirigir su vida en pos de un buen CV. Me hubiera encantado narrar su historia, pero el mundo está lleno de personas sin nombre como él que hacen lo que nadie se espera, y hablar de ellas merma el efecto sorpresa de encontrarlas.

Hoy espero ansiosa el día en que mi propio camino me lleve a esa aventura. Quiero terminar mi pausa cuanto antes y volver al camino. No sé cómo seguirá, adónde dirigirme, no es lo importante, quiero sorprenderme a mí misma. Quiero hacer lo que nunca creí que haría, ésta es mi aventura.

Paso libertadores.Invierno.Argentina.Chile. Autor Patricia Glez

De Argentina a Chile. Paso Libertadores.


Una de las sensaciones que mejor recuerdo fue la que experimenté al cruzar los Andes en pleno mes de Julio (el invierno austral) y bajo la influencia del viento Zonda, que se traduce en tormentas de nieve épicas y el cierre de pasos fronterizos de montaña a lo largo de la cordillera de los Andes, especialmente alrededor del cerro Aconcagua, la cima más alta, con una altitud de 6960m. Era mi primera aventura en solitario hacia una ciudad de la que no conocía nada, deliberadamente. Supongo que la belleza del paisaje, mi momento personal y el hecho de enfrentarte a las adversidades del camino y la incertidumbre provocan un chute de adrenalina difícil de superar y de olvidar. Durante las 7 horas de viaje en un bus de línea entre Mendoza y Santiago sonaba en mi mp3 Latinoamérica, de calle 13, considerada un manifiesto por la identidad de los pueblos sudamericanos, que evoca los ritmos andinos y multiplicaba exponencialmente mi experiencia. Todavía cuando la oigo se me pone piel de gallina. Paisajes inhóspitos, desierto y aún así personas con esperanzas, ilusión, con mucho que contar y compartir.

He vivido inmersa en paisajes volcánicos durante mucho tiempo, formas y colores caprichosos, día tras día, a la sombra de un pico de unos 3700m y aún así el paisaje me cautivó, los colores, la inmensidad del pico Aconcagua en la distancia, la sequedad del clima. Sin duda parte de esta fascinación era predispuesta, estaba predispuesta a que mi viaje fuera asombroso.

Esa mañana, hace ya dos años, me levanté, preparé la mochila, me dirigí a la estación y compré el pasaje con la primera compañía. Durante el trayecto no sólo se divisan parajes hermosos, también los restos de una misteriosa vía de tren acompañaban la carretera en la mayoría de sus tramos. Unas vías fantasmas desaparecían en túneles como agujeros negros en la roca, sus estaciones, su tendido eléctrico y sus farolas bajo las que hace más de cien años paraba el ferrocarril Trasandino.

La única parada era el Paso Libertadores, la frontera entre Argentina y Chile, a 3200m de altitud. A partir de la aduana empieza la bajada, la parte chilena de los Andes es previsiblemente más escarpada, casi se podría decir que Chile se desarrolla en las fadas de los Andes, por tanto el descenso se reduce casi exclusivamente a sucesivas curvas de 180º.
En el invierno austral es muy común que las líneas regulares de bus que cruzan la cordillera dejen de funcionar durante días debido a las condiciones meteorológicas también habrán cientos de camiones esperando en las cunetas de las carreteras en fila hasta nuevo aviso para pasar por las aduanas. Algunos amigos que pasaron por mi casa en Mendoza incluso tuvieron que desviar su itinerario varios cientos de km, buscando otro paso abierto más al sur para asegurarse de no perder su vuelo de regreso desde Santiago. En mi caso también me obligó a quedarme más días de lo que esperaba en Santiago, sumiéndome en una pequeña crisis económica (con el paso del tiempo parece hasta graciosa). Digamos que planeas tu fin de semana, te haces un presupuesto y el último día te das cuenta que todavía te quedan unos pesos chilenos y… !!te vas de fiesta!! Supongamos que al día siguiente, el bus que debía llevarte de vuelta a casa no sale de la estación- razón: paso fronterizo cerrado hasta nuevo aviso -razón: nueva tormenta de nieve. Sin pesos, sin tarjeta de crédito, sin conocidos…lo que aprendí es que nunca te sobra dinero sin una razón, y que las buenas personas aparecen cuando lo necesitas… en coachsurfing.

A lo que íbamos… el paso de Argentina a Chile no tiene ninguna ciencia (a parte de las restricciones en cuanto a víveres y frutas), pero sí la tiene cuando se hace el recorrido inverso. Los argentinos están sometidos a políticas de importación y exportación muy rígidas, si has comprado objetos de valor en Chile, como suelen hacer todos los argentinos, mejor que conserves el ticket para que puedas pagar el impuesto adecuado o te lo quitarán. Durante el registro de equipaje un viejito al lado mío llevaba al menos 100 pares de calcetines nuevos en la maleta y se empeñaba que eran suyos, después empezaron a sacar blísteres de pastillas naranjas a tutiplén y acabó sin nada. Otra señora fue a Chile a comprar un videojuego a su hijo, sacó el ticket, pagó el impuesto ¡oye, y tan feliz! Yo solamente llevaba un brick de 2l de zumo de piña, mi desayuno… tuve que dejarla, pero antes apuré todo lo que pude, como con la botella de agua antes de pasar el control del aeropuerto, que líquido nunca sobra en el cuerpo.

Playas deTaghazout. Marruecos. Autor: Patricia Glez

Mujeres en Marruecos. Cómo vestirse.


Tenemos la manía de entrar en pánico ante lo desconocido, más aún cuando viajamos solas. Cómo me debo vestir, comportar, qué me voy a encontrar, qué debo evitar a toda costa… quizás es un buen momento para llamar a escena a tu sentido común.

Yo llegué a Marruecos gracias a una invitación de una amiga para conocer su casa, su ciudad y su encantadora familia, a la vez que hacía unas prácticas en un estudio marroquí. Estuve acompañada la mayor parte del viaje, pero en esencia éramos dos mujeres solas yendo de un lado a otro. Los días previos también acosé a mi amiga con preguntas tan locas como qué puedo o no vestir, si debía llevar velo o un anillo para evitar problemas, si debería hablar francés o inglés, cómo dirigirme a los hombres, debería tener miedo de ellos… sí, yo también lo hice. Entonces… ¿Cómo se visten en Marruecos las mujeres? la respuesta obviamente es que se visten como quieren y como deben para sobrevivir en su entorno físico y social (el cuerpo responde mejor al calor tapado que destapado, a las tribus del desierto me remito). La sociedad marroquí en general está muy asfixiada por el qué dirán, en especial en familias de bajos ingresos, que dependen de su reputación en la comunidad. Hay muchos factores que influyen en la reputación de una familia: los ingresos y posesiones, su observación de las tradiciones, su buen hacer para y con la comunidad, la ausencia de escándalos…y resulta que muchas mujeres en Marruecos son, digamos, más papistas que el Papa y viejas del visillo sin visillo, que no sienten vergüenza en mirarte largo y tendido mientras te critican. Otras muchas no dan importancia en el día a día a sus vestimentas occidentales mientras que la mayoría encuentra de lo mas cómodo usar una djellaba sobre el propio pijama para salir a hacer algún recado en el barrio. Ahora, una mujer marroquí, lleve minifalda, camisa transparente o caftán no tolerará ninguna falta de respeto desde el bando masculino, tienen el mal genio a flor de piel preparado para dar una lección de integridad a cualquier hombre que lo intente. Una mujer marroquí sabe también cómo vestirse para cada ocasión y está preparada para ser objeto de las críticas de otras mujeres, por lo tanto, ya puedes olvidar tu temor a los hombres. Al asunto; cómo vestirse y no destacar en el intento. Yo me vestí (en Agosto bajo ola de calor) igual que lo hago en mi ciudad. Sin excesos, ni joyas, con pantalón corto, camiseta y bikini para la playa, con pantalones de lino largo para el trabajo, con vestidos de algodón largo para el resto de salidas diurnas. Pasear con un vestido con escote por Marrakech o Agadir no es ningún problema, aún así yo me acostumbré a tener a mano una rebeca fina o pañuelo para las distancias cortas, como entrar en una tienda… y que el señor dependiente parezca admirar tu escote más tiempo del debido. Que conste, pasear con un vestido con escotazo, minifalda y de licra bien pegadito a tus contornos es un atractor de miradas en cualquier lugar del mundo, no esperes algo distinto en Marruecos. Por supuesto, las gafas de sol, ENORMES. Las chicas marroquíes prestan mucha atención a sus gafas de lujo, o de imitación, tanto vistiendo de manera occidental o tradicional. También probé a salir con la túnica tradicional, para ir al mercado, por ejemplo y tengo que decir que es bastante cómoda y los precios de la compra mucho más razonables. Sin embargo las salidas nocturnas a discotecas requieren de mucho glamour así que unos buenos tacones y un buen bolsito con algún logo famoso (o como mínimo los tacones) son necesarios para entrar a las discotecas. No te pases de explosiva si no quieres tener a un hombre tras tus talones, o peor, un Golfo (del Golfo Pérsico) y no poder controlarlo. Marruecos tiene fama de ser el país más liberal del mundo árabe… adivinarás a qué vienen a jugar los ricachones reprimidos cuando te encuentres un ejército de mujeres al salir de la discoteca, todas ellas guapas, con sus peinados excesivos de peluquería, su maquillaje de alfombra roja, bien apretaditas en sus minivestidos y enseñando sus bolsos y zapatos exclusivos. No buscan un taxi, son prostitutas de lujo. Sé siempre precavida, date a respetar y nunca dés la impresión de estar esperando que te inviten a una bebida (a menos que eso sea lo que quieres). En este contexto de mujeres solas sin presencia masculina en el grupo, parecer turista puede ayudar mucho con el staff de la discoteca, que te oigan hablando en francés, inglés o español para descatalogarte como acompañante, pero ayuda a catalogarte como mujer liberal que disfruta del sexo sin compromiso y a más de uno se le disparará la imaginación. Para que conste también, llevar un vestido de licra apretadito con escotazo y minifalda y un anillo de compromiso salvándolo todo no es buena idea. En resumen, si lo que quieres es no dar la nota, pasar desapercibida o incluso parecer una marroquí, lo que tienes que hacer es tener confianza en tí, vestir sin renunciar a quién eres, pero con lógica y respeto, sabiendo que es un país musulmán. El consabido si enseñas por arriba no enseñes por abajo y viceversa, es universal. Ahora, si eres rubia no hay nada que hacer. Parece un chiste, pero es la verdad.